quienes-somos

Judeoargentina porque sus orígenes reconocen dos vertientes no contrapuestas: la argentina y la judía. En consecuencia, se considera consustanciada con el devenir de la sociedad argentina, a la que se siente vinculada a través de sus más genuinas tradiciones y realizaciones populares y nacionales y al mismo tiempo, se encuentra indisolublemente ligada al desenvolvimiento del pueblo judío, de cuyo patrimonio cultural, construido creativamente a través de las sucesivas generaciones, se asume como heredero y partícipe.

Laica porque en sus acciones prescinde de toda connotación religiosa y no acepta intromisión de la religión en el Estado y en la educación publica.

Progresista, humanista, antifascista y antidiscriminatoria porque:

- Propicia el crecimiento y evolución de las personas, que les permita adquirir idoneidad para sostener una actitud crítica y transformadora de la realidad que les toca vivir; asegurando su dignidad, su bienestar y su desarrollo.

- Se opone a cualquier forma de intolerancia, autoritarismo, o expresiones genocidas del poder o gobiernos que amenacen la paz y la seguridad de los pueblos.

- Rechaza todo tipo de discriminación religiosa, social, cultural, étnica, de género, etaria, y especialmente, contra el antisemitismo, el racismo y la xenofobia.

- Considera que las respuestas a las demandas de la actualidad no se resuelven de manera individual, sino desde una concepción solidaria fraterna y colectiva.

- Participa, junto a otros sectores populares y democráticos, en las luchas del pueblo argentino por un mundo más justo, con igualdad de oportunidades para todos los habitantes.

- Sostiene la defensa y profundización del sistema democrático. 

INTEGRACIÓN

Por tratarse de una entidad de segundo grado, lo conforman las entidades primarias que adhieren a la plataforma común, elaborada por consenso entre sus representantes, de acuerdo a las diversas instancias estatutarias.

En el caso de cada entidad primaria, puede asociarse a ella toda persona, sin distingos de ninguna naturaleza, que adhiera y/o participe de las diferentes actividades, respetando la identidad institucional.

El ICUF SE DIRIGE

Fundamentalmente, a satisfacer las necesidades sociales, culturales, educativas, deportivas, recreativas, políticas no partidistas, de miembros de la colectividad judeoargentina, cualquiera sea su grado de pertenencia, y de aquéllos que, sin serlo, desean participar de la vida institucional.

EL ICUF Y SU RELACIÓN CON

  • LA COLECTIVIDAD

    Las entidades que lo componen, y el ente central que las aglutina, forman parte de la colectividad judeoargentina.

    Las actuales condiciones sociales, culturales y políticas en el seno de la colectividad han hecho posible una vinculación más estrecha, con la misma, especialmente en la brega por su democratización orgánica y su pluralidad.

  • SOCIEDAD ARGENTINA

    Como parte indisoluble de la sociedad argentina interviene activamente en los procesos sociales, políticos y culturales que se desarrollan en nuestro país. Participa en las luchas por los derechos humanos, contra los crímenes de lesa humanidad, en oposición a toda forma de impunidad y una justa distribución de la riqueza. A eso efectos acciona consecuente con través del conjunto de las entidades federadas y simultáneamente, hacia el espectro institucional externo, con criterios pluralistas, abarcativos de las más diversas problemáticas, y con actitud de compromiso frente a las acciones que de ellas deriven.
  • LAS COMUNIDADES JUDÍAS

    Concibe a nuestra comunidad y, a las existentes en diversas partes del mundo, como parte del pueblo judío. Considera a cada una de las comunidades y al Estado de Israel, como entes independientes, con sus propios rasgos y diferentes grados de evolución, interconectados por razones históricas, ancestrales, culturales y tradicionales. Como contribución a su propio desarrollo comunitario, fomenta el conocimiento y las relaciones intercomunitarias, superando las diferencias de estado, de medios y de idiomas corrientes, de manera creativa y constante.
  • ISRAEL

    El Estado de Israel es la expresión estatal de la población judía y no judía que habita su territorio, y como tal, ejerce sus atributos de soberanía, define sus características y determina su destino. Por su natural gravitación política, cultural y sentimental, el Estado de Israel se constituye, para muchos, en referente, modelo y aún razón de su identidad. Sin desconocer esa influencia, afirma el principio de la independencia y el pluricentralismo de la vida judía comunitaria. Reitera su inveterado criterio según el cual el derecho a la existencia del Estado de Israel. Apoya a los sectores de la sociedad israelí democráticos, pacifistas, fraternales y progresistas, valora sus experiencias de vida y de lucha y recibe sus aportes en el terreno de las ideas y de sus manifestaciones culturales, para enriquecer su propio acervo.
  • EL CONFLICTO PALESTINO- ISRAELÍ

    Sostiene la legitimidad de la existencia del Estado de Israel y de los derechos inalienables del pueblo palestino a su propio estado soberano. Ratifica su adhesión a las Resoluciones de Naciones Unidas y los sucesivos tratados internacionales, que plantean el respeto mutuo a las reivindicaciones nacionales de ambos pueblos, en procura de la convivencia pacífica de los países de la región. Apoya los esfuerzos pacifistas de sectores israelíes y palestinos, y los esfuerzos locales, nacionales e internacionales que contribuyan al logro de la paz. Condena toda manifestación de fundamentalismo y violencia que retrase el arribo a una justa solución del conflicto. Reafirma que la posibilidad de lograr la paz es a través de la fórmula “DOS PUEBLOS / DOS ESTADOS SOBERANOS”.
  • LA DEFENSA ECOLÓGICA Y DE LOS RECURSOS NATURALES

    Recomienda a las entidades accionar sobre el cuidado del medio ambiente en lo institucional. Tomar medidas conducentes a aportar a la lucha por la preservación de la naturaleza contra las actividades económicas depredatorias, y a sumar nuestra voz a los espacios plurales que reclaman por una calidad de vida digna para el conjunto de la humanidad actual y futura.

EL ICUF FRENTE

  • AL ANTISEMITISMO

    El antisemitismo es una manifestación discriminatoria, prejuiciosa y persecutoria. Se origina en las sociedades aquejadas por desigualdades sociales, culturales y políticas, como instrumento de distracción, para ser utilizado en circunstancias de conflicto económico, social o político. Frente a las diversas formas declaradas o encubiertas del antisemitismo asume, en virtud de su razón de ser, una actitud de lucha permanente, movilizadora y esclarecedora, encuadrándola en el marco general de acción contra la discriminación. Recurre a la memoria de las experiencias históricas vividas por el pueblo judío y, especialmente, a la sufrida bajo el yugo nazi-fascista. La condena y la batalla contra el antisemitismo no son cuestiones que sólo interesan a los judíos. Atañen y afectan a la sociedad toda y es responsabilidad de la misma instrumentar los medios y los recursos que permitan su erradicación, por significar un factor atentatorio a la convivencia humana.
  • A LOS ATENTADOS A LA EMBAJADA DE ISRAEL Y LA AMIA.

    Expresa su irrestricto apoyo a la búsqueda consecuente de la verdad y la justicia. Exige que el Estado cumpla con su obligación de esclarecer los atentados y las maniobras destinadas a brindar impunidad a los autores materiales e intelectuales de los mismos. Propicia la unidad de acción de las instituciones que participan de esta labor.
Seguir

Recibe noticias de ICUF en tu correo

Únete a otros seguidores: